“SÁLVAME DE TI” El encuentro… (2)

Me adentré en el mar a la carrera, casi dando saltos, chapoteando ruidosamente, directa hacia aquel hombre, que parecía avanzar con decisión y solemnidad, completamente evadido de la realidad.  El agua ya casi cubría sus hombros, las olas más audaces rompían sobre él, ocultándolo parcialmente de mi vista. En mi desesperación, decidí zambullirme y bracear en una suerte de estilo libre, impulsándome de forma frenética. Cuando boqueé hambrienta de aire, descubrí horrorizada que el hombre había desaparecido. Calculé mentalmente su posible posición y aceleré las brazadas hasta que el aire comenzó a quemarme en los pulmones. Finalmente me detuve, miré a mi alrededor y me decidí a bucear en un agua cada vez más oscura.

Respiraba agitadamente,  lamenté haber dejado mis clases de aerobic, descubrir en un momento como aquel que había perdido mi forma física no resultaba nada alentador. De repente, inmersa en la azulada negrura del océano, un tirón muscular me sobrecogió. Fue una punzada lacerante que arrancó de forma súbita e inoportuna un grito de mi interior. Apreté los dientes, comencé a tragar agua y entre en pánico. Braceé agónica hacia la superficie, temiendo no llegar a tiempo. El débil resplandor dorado que veía sobre mí, se me antojó la famosa luz al final del túnel, aquel pensamiento acentuó mi terror. Era como si buceara a cámara lenta, pero dolorosamente consciente del sobre esfuerzo de mi cuerpo. Aquel maldito refulgor ámbar, cual  dorada puerta de Jerusalem,  nunca había representado de manera tan literal, su otro sobrenombre, la puerta de la vida. Sin embargo parecía alejarse, para mi completa desesperación.

Angustiada comprobé que el cansancio comenzaba a hacer presa en mí y casi de manera instantánea, mi cuerpo traidor dejó de luchar. Curiosamente, aquella rendición física trajo a paz a mi atribulado interior, alejando el pánico visceral. Todo mi alrededor comenzó a desvanecerse. Una cálida y reconfortante languidez me invadió…la visión periférica desapareció, frente a mí apareció desdibujado el rostro de un hombre….

Él…

image

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Mini relato 2, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s