“SÁLVAME DE TI” Positano..(8)

Todavía no podía creer que fuera sentada en un un agresivo Mercedes clase E cabrio, rojo fuego, sorteando un sin fin de vehículos que surgían de todas partes, ignorando las indicaciones de seguridad de aquella carretera costera, plagada de curvas que cortaban el aliento. La belleza de aquellos parajes hubiera resultado un bálsamo para el espíritu, si no hubiera estado temiendo constantemente por mi vida.

Liam me echaba miradas fugaces y me sonreía confiado,  mientras manejaba con grácil habilidad el pequeño volante de piel.

Tras cada curva, surgía temerariamente un puesto ambulante, mostrando brillantes pimientos y maduros tomates, haciendo que me preguntara si semejante actividad estaría reflejada en la apartado de trabajos de riesgo extremo.

Toda suerte de motocicletas nos adelantaban imprudentemente por ambos flancos, resonando sus estruendosas bocinas para advertir de su presencia, consiguiendo que mi experiencia en un taxi de Nueva York, se convirtiese en el sosegado paseo de un carrusel para niños.

-¿Un viaje excitante?- inquirió Liam.

-De vertigo- respondí.

Mi acompañante rió complacido, tomó de nuevo una curva cerrada, y ante nosotros apareció Positano.

Contuve la respiración.

Una miríada de casitas de colores llamativos, salpicaban la impresionante ladera de una montaña hasta descender a una coqueta cala, resguardada de mareas, con un mar azul brillante, que lamía la costa con pereza, invitando a entrar en sus dominios.

-Impresionante- murmuré fascinada.

-Sin duda, creo que nunca estuve rodeado de tanta belleza- musitó con aquella mirada que incendiaba cada poro de mi piel.

-¿Dónde nos alojaremos?- inquirí embebiéndome del paisaje.

-En el  hotel “Le Sirenuse”. Tengo entendido que goza de las mejores vistas- sus plateados ojos refulgieron pícaros, en sus labios asomó una sensual sonrisa- Por supuesto habitaciones separadas, aunque comunicadas, quiero tener a mi asistente…muy cerca.

-¿Por si te asalta una idea en plena noche?

-Me asaltaran muchas ideas en plena noche- confirmó seductor.

Aquella respuesta cargada de promesas excitantes, me secó la garganta. Su sola presencia, sus constantes miradas hechizadas, su sempiterna sonrisa voluptuosa, sus melosas palabras, y la masculinidad que emanaba, habían estado golpeándome con fuerza desde que comenzamos el viaje, imprimiendo un deseo latente que comenzaba a descontrolarse peligrosamente.

¿Sería capaz de aguantar otro asalto más?, pero esa no era la pregunta que realmente me inquietaba, la verdadera cuestión era: ¿Por qué aguantar?

-positano-positano1

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s