“SÁLVAME DE TI” Empieza el combate…21

Pero lo fueron, y horribles por cierto.

Volvíamos a Nueva York.

La llamada era del hospital, su oncóloga la Doctora Albany, había acertado en la redacción de su enésimo mensaje. Iban a probar un tratamiento experimental que podía alargarle la vida, sin sufrir la brutal quimioterapia que él ya se había negado a recibir. Resultaría algo alentador si el porcentaje de éxito hubiera sobrepasado el 20%, sin embargo, Liam era joven y fuerte, un candidato idóneo, lo que no aligeraba la piedra en mi pecho, pues si el tratamiento fallaba, aceleraría irreversiblemente el proceso canceroso.

Con un regusto agridulce, sentados en un Boing 747, cogidos de la mano, me obligaba a mostrarme despreocupada, conversando sobre trivialidades, mientras él procuraba hacerme creer que no pensaba en ello, no obstante su mirada sombría despertaba todas mis alertas, despertando en mí una angustiosa inquietud.

Llegamos al aeropuerto JFK al atardecer. Los 20 kilómetros que nos separaban de su apartamento en Manhattan fueron angustiosos, y en esta ocasión, el taxista no tuvo nada que ver con ello. Liam, pensativo y silencioso, contemplaba la bahía a través de la ventanilla, completamente ausente. Tan sólo su mano aferrando fuertemente la mía, me hizo sentir cerca de él. Había dado la dirección de mi apartamento, por lo que supuse que deseaba pasar la noche sólo en el suyo, sin embargo, su envaramiento, y su intento por distanciarse no me pasaron desapercibidos. Casi adiviné sus palabras antes de que salieran de su boca.

–Ya te llamaré y quedaremos a tomar una copa.

Lo fulminé con la mirada, él apenas era capaz de sostenérmela, sus facciones se tensaron, y sus ojos se oscurecieron.

–¿Me estás despachando?–inquirí furiosa.

–Liberando más bien–confesó.

–De nuevo te otorgas funciones que te son ajenas, es mi decisión–argüí–Si esta noche prefieres estar solo, no lo comprendo, aunque lo respeto, pero señor O’Sullivan ya le aviso que mañana estaré en el hospital a su lado.

Liam bufó exasperado, frunció malhumorado el ceño y negó con la cabeza.

–¡Maldita sea! Esto es justo lo que temía. No quiero una jodida enfermera, ¿me oyes? No quiero que me veas derrumbarme, no soportaría ver tu compasión, ni provocar tu dolor. Prefiero mil veces que me odies, si, es preferible tu maldito rencor, o tu decepción, cualquier cosa menos esto.

Se pasó frustrado las manos por su espesa melena negra y agregó:

–Eva, lo nuestro acaba aquí. Ha sido increíble, la experiencia más sublime de mi vida, eres una mujer….especial, jodidamente especial, endemoniadamente sensual, desgarradoramente bella, pero ya innecesaria. Gracias por compartir tu tiempo conmigo.

Sentí deseos de abofetearle, de zarandearlo hasta que entrara en razón.

–Y una mierda–aduje airada–Me deseas tanto que te duele, me necesitas tanto que apenas eres capaz de imaginarme lejos de ti. No te mientas a ti, desde luego conmigo no da resultado.

–Sea como sea, mi tozudez sigue siendo mi rasgo más predominante, y la decisión ya está tomada–sentenció él.

El taxi se detuvo. Sentía la garganta reseca, los ojos húmedos, y una opresión en la boca del estómago. Liam, impaciente, salió del vehículo, dio la vuelta y me abrió la portezuela con porte rígido y contenido.

Salí del coche y me encaré con él.

–Apúntate el primer round campeón, y relájate, queda mucho combate por delante. Ya te aviso que mi derechazo no tiene igual, voy a noquearte.

Me pareció vislumbrar la titubeante sombra de una sonrisa en su seria expresión, pero el muy rufián la deshizo a tiempo.

Con la cabeza alta y un montón de travesuras en mi cabeza subí de dos en dos los peldaños, me detuve en el soportal, saqué las llaves y entré, reprimiendo las ganas por volverme hacia él. Sabía que me observaba, y que su sonrisa era casi igual a la mía.

nueva-york

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Sálvame de ti...21 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s