“SÁLVAME DE TI” NI TÚ NI NADIE…. 28

Sonaba el cuarto tono de llamada.

Aguardé nerviosa mientras me mordía el labio inferior y pegaba el auricular a mi oreja.

—Hola Eva, cariño, ¿qué tal?

La melosa voz de Jenny, la hermana de Liam, caldeó mi corazón.

—Bien, voy a casarme.

Hubo una pausa, casi pude imaginarme su cara.

—Te mereces ser feliz, me alegro por ti, cielo.

—Liam creo que no se alegra.

Otra pausa, la imaginé con la boca abierta y las cejas alzadas.

—¿Está ahí?—inquirió confundida—¿Al final fue a buscarte?

—¿Al final?—musité aturdida—¿Significa eso que ya habías hablado con él?

—Eh…sí, vino a verme hace unos meses—confesó con un deje culpable.

—¿Y no fuiste capaz de decirme que estaba vivo?—casi grité furiosa.

—Escucha Eva, vino a verme y me contó lo que fue de él todos estos años. Al menos, lo que quiso desvelar, y yo le dije que habías rehecho tu vida, que tenías pareja, y que te dejara en paz. Hasta hice que me lo prometiera. Yo….pensé que no te haría bien saber de él. Después de todo, es el pasado, y uno muy doloroso.

Sentí como la cabeza me daba vueltas, tenía las mejillas ardiendo, la indignación me sacudía.

—Si me lo hubieras dicho, al menos habría estado preparada.

—¿Preparada para qué? ¿Qué ha hecho mi condenado hermano?

—Preparada, mentalizada, reforzada para…..verlo.

Aunque la palabra más exacta era para “enfrentarlo”, o mejor….”resistirlo”.

—Cariño, por mucho que te hubiera contado que estaba vivo, y que había regresado de su particular infierno, creo que nada te hubiera podido preparar para la impresión de volver a tenerlo delante. Además está más guapo que nunca, ¿Sabes? Le dije que le sentaba muy bien la vida..jajajajaja…Estaba de un humor excelente, en realidad nunca lo vi tan….eufórico, tan radiante.

Ni tan demoledoramente sexy, pensé. Sólo de recordar aquel ardiente encuentro en el restaurante, mi cuerpo reaccionaba liberando un torrencial deseo que me erizaba la piel y derretía mis sentidos.

—¿Dónde estuvo?

—Estuvo recorriendo el mundo, creo que vivió un tiempo en el Sureste Asiático, no fue muy concreto al respecto.  Sí me contó que se sometió a un novedoso tratamiento experimental, en Canada, pero se negó a darme nombres ni contestó a una sola de mis preguntas. Le noté evasivo, e incómodo con ese asunto. Y no lo entiendo, se supone que le salvó la vida.

—Sí, es extraño, pero es que tu hermano nunca fue un hombre común.

—No—convino—Liam siempre fue especial.

Hubo otra pausa, ambas nos sumimos en nuestros pensamientos, unos pensamientos que convergían en un mismo hombre.

—¿De veras te casas, ahora que él…

—Si—la interrumpí, intentando imprimir en mi voz toda mi determinación.

—Apuesto a que Liam ya ha intentado algo, ¿es así?

Mi silencio le contestó más claramente que las palabras que no me atrevía a pronunciar.

—Eva—añadió con gravedad—Si Liam regresó por ti, no hay nada que puedas hacer para impedir que te eche sobre su hombre y te lleve al último rincón del mundo.

—Si puedo—repliqué secamente.

—Pues entonces suerte, perdona, estoy esperando a un paciente.

—Gracias Jenny, pero no la necesito. Tengo muy claro mi futuro.

Cuando colgué me sentí despreciable, hipócrita y terriblemente excitada ante el reto que debía enfrentar.

Llevaba un albornoz de rizo en color blanco y el pelo húmedo. Ni siquiera la ducha conseguía apagar el fuego que Liam había encendido hacía apenas una semana.

El teléfono sonó de nuevo.

—Diga…

—Te quiero.

Separé el auricular de mi oreja como si quemara. Mi corazón se desbocó, sentí la sangre hervir en mis venas, y el estómago flotando mareado dentro de mi cuerpo. Apreté las manos y cerré los ojos, buscando la fuerza y el autocontrol que precisaba en ese momento.

—Yo no.

—Mientes.

La suave y modulada voz de Liam, era como una cosquilleante caricia en mi piel.

—Confundes deseo con amor—repuse con aparente frialdad.

—Yo no confundo nada, tú tampoco, pero te niegas a aceptar la realidad.

—Escúchame de una maldita vez—comencé empezando a perder los estribos—Voy a casarme, y con un hombre que me merece, un hombre que nunca me echará de su lado, un hombre clemente, maravilloso y que adoro.

—Se te olvida algo, un hombre que adoras, pero que no quieres, ¿y sabes porque lo sé?

No fui capaz de contestar, tenía la boca seca y las pulsaciones disparadas.

—¡Porque me quieres a mi, porque no has dejado de pensar en mí ni un jodido instante, porque me sientes en la piel, porque te lato en el corazón, porque impregné tu alma en aquel viaje a Italia, y porque soy tan tuyo como tú mía!

—¡Cállate!—grité con las lagrimas quemando mis párpados—¡No sabes nada mi, ni de mi vida, ni de lo mucho que sufrí por tu culpa. No te quiero, óyelo bien, y grábalo en tu jodida cabeza, te odio, y te odiaré toda mi vida!

—Me obligas a convencerte entonces.

—¡No me convencerás de nada. Ni tú ni nadie!

—Ahora tengo toda una vida para hacerlo.

—¡Olvídalo, olvídame, voy a casarme, maldito!

—No, no lo harás, no lo permitiré y cuando antes lo aceptes, mejor para todos.—amenazó con apabullante vehemencia.

—¡Déjame en paz!

—Nunca.

Colgué. Aquella última palabra resonaba en mis oídos como el estridente estribillo de una canción pegadiza. Esa palabra, se empezaba a convertir en nuestra despedida habitual.

Respiré hondo y contuve las ganas de llorar. Ya me levantaba cuando el teléfono sonó de nuevo.

Dudé si cogerlo, pero pensé en Diego, o en mis amigas con las que había quedado esa noche.

—Diga…

—Se me olvidó decirte que estas preciosa con ese albornoz blanco, me trae tantos recuerdos…

Y colgó, dejándome con el corazón en la boca. Miré en derredor con el pulso latiéndome en la sien. Me acerqué a la ventana y de inmediato supe que me observaba desde una de las decenas de ventanas del hotel que había en frente.

Mi cuerpo entero vibró zarandeado por una sensación desconcertante, teñida de perplejidad, indignación y …deseo.

tel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Sálvame de ti...28 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “SÁLVAME DE TI” NI TÚ NI NADIE…. 28

  1. Sunako Chan dijo:

    ¡Uff! Liam se presenta a una verdadera batalla. Como siempre genial. No puedo esperar al siguiente capítulo. ¡Muchas Gracias! XD

  2. Mi Lola adoradaaaaaaaaaaaaaa….amo a Liam !!!!!!!!!! Qué historia madre mía !! Has pensado en publicarla ?? 😉 Te quiero mi Loba Alfa !!

  3. Adriana Calderón dijo:

    Lola!!! empecé a leer la historia y… no pude parar hasta terminar este último capítulo!!! me enganché totalmente y ahora quiero saber más y más! Lo voy a esperar con ansias! Besos Lola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s