“SÁLVAME DE TI”……ACEPTO…38

Liam había cumplido diligentemente su palabra.  Aquella noche me había regalado su vida, su cuerpo, su corazón y su alma. Todavía suspiraba cuando posaba mi complacida mirada en las sabanas revueltas, testigos de una promesa sellada con besos, caricias y pasión desatada, esbocé una sonrisa encandilada y suspiré de nuevo.

Mientras me vestía, Liam emergió del baño con el negro cabello húmedo peinado hacía atrás, y esa peculiar mirada felina que me erizaba hasta la más recóndita terminación nerviosa. Enlazó sus brazos en mi cintura, se pegó a mi espalda, con la barbilla retiró gentilmente un mechó de cabello y posó sus labios en mi cuello, al tiempo que sus ojos me devoraban a través del espejo.

—No tienes ni idea de lo que provocan tus sonrojos en mí—ronroneó meloso.

—Tampoco tú eres consciente de como me derrite la forma en que me miras—repuse sensual.

—De ambas cosas tú eres la única culpable—sentenció mordiendo ligeramente el lóbulo de mi oreja.

—Creo que anoche ya pagué por ello.

Liam negó con la cabeza, regalándome una sugerente sonrisa oblicua.

—Te equivocas, estás condenada a pagar de por vida la devastación que causas en mis sentidos….y en mi corazón.

—Creo que estamos en igualdad de condiciones—murmuré.

—¡Cásate conmigo Eva!

Me giró entre sus brazos, sus ojos centellearon ilusionados, clavó la rodilla izquierda en el suelo y con semblante ceremoniosamente grave, llevó el dorso mi mano a sus labios.

—No es necesario…—comencé arrobada.

—Para mí si lo es, quiero ser padre, pero también marido, me gustaría escribir en el cielo que eres mía, gritarle a la luna que soy tuyo, escribir en la arena que te amaré eternamente, pero nada de eso perduraría, nada como una buena pluma y un papel del estado, eso mi querida señorita Ferrer sí es imperecedero, y desde ya te advierto que el divorcio no es una opción. Aunque te canses de mí, tendrás que soportarme de por vida.

—¿Y si es al contrario?

—¿Acaso puedo cansarme de respirar? Eres mi aire, no hay vida sin ti.

Sonrió con semblante embobado y seducido, el brillo de sus ojos me cautivó.

—Te amo—susurré encandilada.

—Entonces acepta, no pienso soltar tu mano hasta que lo hagas.

Dejó escapar una risita encantada y me arrodilló frente a él.

—Acepto amor mío.

Liam me alzó sobre su pierna erguida y me sentó en su rodilla, inclinando ligeramente mi cuerpo entre sus brazos pegó su frente a la mía.

—Esta es la segunda vez que me salvas la vida—adujo emocionado.

—A partir de ahora sólo deseo disfrutar de ella.

Tomó mis labios como respuesta, rodeé su cuello y languidecí  ante la húmeda exigencia de su lengua.

Un repetitivo tono de llamada rompió la magia. Liam gruñó molesto pero no me soltó. Me percaté de que era su móvil el que sonaba y a regañadientes salí de su abrazo.

—Tal vez sea importante, además tengo que ir a casa y preparar la maleta.

Asintió sonriente, besó la punta de mi nariz y me levantó con él.

—Compraré los billetes del vuelo a Bali en la oficina on line, y digamos….¿en una hora te recojo?

Asentí remetiendo los faldones de mi camisa dentro de los vaqueros mientras lo observaba coger el móvil.

—¡Jenny, hermanita, justamente ahora estaba pensando en ti!—me guiña solazado un ojo y se pasa los dedos por el cabello recolocando los mechones.

Comenzó a hablar en inglés en tono animado, le lancé un beso y salí de la habitación con paso ingrávido. Era cierto eso de que la felicidad hacía flotar, recorrí el pasillo hasta el ascensor en una nube esponjosa y mullida, sonriendo a cuanta persona se cruzaba en mi camino.

Ya en casa, preparé las maletas con celeridad, repasando una improvisada ficha mental de artículos necesarios para el viaje, decidiendo finalmente echar de todo, por el famoso “por si acaso”.

Mientras últimaba los preparativos, evoqué aquel atardecer en la playa la primera vez que lo vi. Nunca fue más cierto que a veces los finales tan solo eran principios, que lo que parecía negro, podía convertirse en blanco en tan solo un segundo. Que nada estaba escrito, y que había que tener fe y esperanza en que todo podía cambiar incluso en los momentos más aciagos. Qué tras un llanto vendría una sonrisa, y que tras una desilusión un entusiasmo. Que la vida era una rueda en movimiento…como era arriba era abajo, y esa incertidumbre resulta renovadora. Una manida frase acudió a mi mente…mientras hubiera vida habría esperanza. Todo en la vida construye, las piedras hacen camino, los tropiezos experiencias, y el dolor, era el mejor baremo para valorar la dicha. Todo tenía un porqué, sólo había que esperar la respuesta o aprender a vivir sin ella.

Pasó una hora, y otra más, y la desazón hizo mella en mí socavando mi ánimo e inflamando mi angustia. Llamé al móvil de Liam, y no lo cogió, llamé al hotel, y me dijeron que la habitación estaba libre. Pensé que quizá se había quedado sin batería, que quizá algo lo había retrasado, algún imprevisto repentino, pero la opresión en mi pecho comenzó a gritar que algo andaba mal. En ese momento tomé mi decisión…yo no iba a esperar la respuesta iría a buscarla.

images-2

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Sálvame de ti ...38 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “SÁLVAME DE TI”……ACEPTO…38

  1. Adriana Calderón dijo:

    Ay Eva!!! Es necesario esperar hasta el próximo lunes para saber qué pasó con Liam???? Va a ser larga la esperaaaa!!! Gracias por regalarnos estas hermosas narraciones lunes a lunes!!!

  2. Tan hermoso, Liam. Lo amo tanto. Es un hombre maravilloso, simplemente. Gracias Lola. Solo espero que el loco de Diego no haga una estupidez y arremeta contra mi Liam 😥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s