SÁLVAME DE TI…..REGRESO….46

Tiran de mí.

Floto, levito inmóvil en un espacio vacío y vasto, de un gris difuso y vibrante. La nada, el fin, o quizá una antesala. Me desplazo, siento apenas ese sutil movimiento como la caricia de una pluma sobre mi cuerpo, como si unos brazos invisibles, aunque consistentes me sostuvieran con una inquietante delicadeza.

Algo me lleva, nos lleva.

Junto a mí, un ser ínfimo, un trozo de mi alma, me acompaña.

Ese algo, ese alguien avanza con lentitud.

Siento su presencia, es alguien conocido, alguien que siempre estuvo ahí, esperando, acechando. Alguien tan viejo como los tiempos, alguien tachado de maléfico y cruel. Alguien oscuro y taimado, alguien vilipendiado y denostado, pero sólo es un guía. No lleva guadaña ni capa negra, sus ojos no brillan maliciosos, ni su rostro es una calavera. No, sólo es una presencia de luz, quizá un alma condenada a un servicio eterno, un ser que se limita a conducirte al destino final. Un destino incierto, quizá a una nueva vida, quizá al infierno de los impíos o quizá al paraíso prometido. Sea como fuera, un único pensamiento vibraba en mí, reiterativo y vehemente: Tengo que regresar junto a él.

Pero mi cuerpo no responde, sólo mi mente grita, se rebela y aúlla. Una mirada felina como la plata bruñida me ancla, me aferro a ella, y a mi propia desesperación.

Percibo un cambio de matiz frente a mi. Una luz intensa, cálida y reconfortante, de pronto me siento en casa, siento el cariño y la bienvenida y de alguna manera me siento atraída hacia allí.

A mi alrededor, varias presencias me regalan un amor tan grande que me inunda, que cala en lo más profundo de mi ser. Una paz inconmensurable me atrapa, caldeando mi alma y entonces escucho una frase en mi cabeza: —Todavía no……

Me detengo, percibo caricias dulces, sonrisas tiernas y cálidas promesas. La luz se abre y el minúsculo ser que va conmigo es acogido en aquel halo de amor. Y entonces sé que nada he temer, que por nada lloré, que el final no es tal, y que el tiempo es apenas un suspiro que hay que aprovechar. Y que volveré y que allí lo encontraré.

Parpadeo pesadamente, esta vez, la blanca y brillante luz, me hiere las retinas. Cierro de nuevo los ojos, buscando el alivio de una negrura inocua. Respiro profundamente, siento como el aire penetra en mi cuerpo, como la vida lo llena, como las sensaciones regresan y con ellas el dolor y la confusión.

—¡Eva!

Reconozco esa voz. Mis labios se curvan en una aliviada sonrisa.

Una mano se enreda en la mía, el roce de unos labios acarician mi mejilla.

—¡Mi amor, mírame!

Su tono es imperioso, desgarrado y tosco, como si sus cuerdas vocales fueran las de un violín gastado. Como si hubiera aullado a la luna, como si hubiera gritado al sol, como si hubiera suplicado a las estrellas, como si hubiera amenazado a la muerte.

Abro los ojos titubeante, y lo veo.

Su mirada me estruja el alma. Crispada, tensa, angustiada, rota, con un deje esperanzado que rompe el corazón, como la súplica de un niño abandonado a su suerte, implorante y asustado.

Se abalanza sobre mí, y llora contra mi pecho, liberando el miedo, derramando el alivio.

Alzo temblorosa la mano y logro posarla en su revuelto cabello negro y sedoso. Sus sollozos se intensifican.

Permanecemos un instante así, sintiéndonos.

Al cabo, logra despegar su rostro de mi pecho y toma mi rostro entre sus manos.

—Cuando la muerte me acechaba—comienza en un susurro—nunca me asustó tanto, incluso cuando me llamaba cada día. Pero ahora….cuando me dijeron que quizá era demasiado tarde…cuando tu palidez era casi una máscara fúnebre…morí. Y preso del peor de los dolores, que pensé correr a la playa donde nos conocimos.

—Liam….

Siento la boca reseca, la laringe tan tirante y áspera, que temo que aquel apagado sonido la quiebre.

Liam me acerca un vaso de agua a los labios y me ayuda a mojarme los labios.

—No hables, será mejor que descanses, yo cuidaré de ti.

La imagen de aquella playa regresa a mí, no deseo dormir, sólo deseo mirarlo, escucharlo y embeberme de su presencia.

Trago saliva con dificultad, mi garganta es como papel de lija.

—¿La playa?—logro proferir.

Asiente con gravedad, su mirada profunda me conmueve.

—Donde nos conocimos—explica—para terminar lo que me impediste hacer una vez.

Nuestros dedos se engarzan con fuerza. Niego lentamente con la cabeza.

—He vuelto…a…impedirlo.

Liam emite un sonido extraño, un exabrupto entre risa y sollozo, sin embargo, logra fijar una luminosa sonrisa en sus labios.

—Siempre te sales con la tuya—masculla con sorna.

Le devuelvo la sonrisa, hasta que otro pensamiento la empaña. Parece leerlo a la perfección.

—Están detenidos—informa—Serán interrogados cuando salgan del hospital. Todo pasó.

Niego con la cabeza con tanta vehemencia que mi vista se nubla. Liam se inclina sobre mí alarmado. Pero soy yo la que temo por él.

—Sigues en peligro—advierto agitada.

—La policía averiguará quien los envió a matarme. Acabo de hablar con Jenny, viene en camino.  Esta muy afectada, quiere estar a nuestro lado.

Asiento y cierro de nuevo los ojos. Llevo las manos a mi vientre y suspiro conteniendo el llanto. Ya no está conmigo, pero sé que no está sólo.

La puerta se abre, un hombre de arrugado ceño y semblante adusto clava su mirada en Liam.

—Señor O’Donnell, necesitamos que preste declaración.

Liam asiente y se pone pie tras darme un delicado beso en los labios. Súbitamente una pregunta asoma punzante en mi cabeza.

—¿Liam, te llamó Jenny al hotel aquella mañana, cuando me fui de allí?

Liam se detiene en el umbral de la puerta, frunce el ceño confuso y asiente.

—Sí, hablé con Jenny—admite, me lanza un beso y sale acompañado del inspector.

Un escalofrío me recorre, Jenny me mintió.

mas-alla

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Salvame de ti 46 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SÁLVAME DE TI…..REGRESO….46

  1. Sunako Chan dijo:

    Esto es un sin vivir ahora Jenny también está en el ajo. Pues ya no sé qué pensar necesito que Eva y Liam sean felices jooooo que han pasado por mucho. Muchas gracias, por la espera, la incertidumbre y los ánimos cada vez que te leo.

  2. Gilda Zerquera dijo:

    Sera Jenny la que los mando a matar? Ya quiero que se descubra realmente quien fue para que Evva y Liam sean felices.

  3. Mil gracias por esto… las lágrimas me brotaron, pero igual feliz de que Eva esté bien… Tan hermoso mi Liam ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s