“SÁLVAME DE TI……..SANGRE Y LÁGRIMAS…55

Con las manos levantadas avanzo lateralmente, con paso comedido y el corazón en un puño.

Siento dos cañones apuntándome y la afilada mirada de Jenny acuchillándome. En sus claros ojos veo con claridad la velada amenaza que me regala, una amenaza que convertirá en realidad en cuánto tenga ocasión.

El eco de mis pasos resuenan en el vasto espacio de aquel almacén, como un tétrico requiem que anticipa la llegada de la parca. Y es fácil adivinar que esta vez no se irá sola. Escucho mis propios latidos atronando en mi interior en abruptos intervalos irregulares, como secos golpes de tambor aplastando cada terminación nerviosa. Un malestar opresivo altera el resto de mis sentidos, con una alerta tan ominosa como la luminosa sirena de una ambulancia. El peligro, tangible y oscuro, tensa el ambiente, despertando con agudeza mi más básico instinto de supervivencia.

Contengo el aliento a cada paso, nunca fui tan consciente de cuánto me rodeaba. Percibo todo con una magnitud que me horroriza, cada sensación se amplía con el detalle de un análisis microscópico. Los vivaces sonidos de la calle pierden intensidad en favor del silencio envolvente que reina a mi alrededor. Casi puedo ver flotar a mi alrededor las diminutas partículas de polvo suspendidas en el aire, el color azul de la desconchada puerta metálica casi refulge en un halo que parece flotar frente a mí. La luz que circunda la puerta se fracciona en haces dorados que la perfilan como si fuera la entrada al paraíso. Puedo escuchar el leve jadeo agitado y contenido de Jenny, y el suave roce de sus manos friccionando la culata de su revolver. Todo a mi alrededor se agranda en una dimensión aterradora que detiene mis pasos, y provoca que aspire una profunda bocanada de aire para apaciguar mi pulso y estrangular mi pavor.

Y entonces, sucede.

Un roce peculiar y un forzado gruñido. Me vuelvo justo a tiempo de ver como el alto parapeto conformado por decenas de sacos se desmorona hacia delante.

En un acto reflejo me pego a la pared y me encojo. Escucho el impacto sordo de los fardos al caer sobre el suelo de cemento y un grito soterrado. Justo en ese momento se cruzan varios disparos.

Instintivamente saco mi Baretta, me tiro al suelo e intento discernir donde apuntar. Pero soy incapaz de ver nada más que explosiones de colores vivos, y raudos movimientos furtivos a mi alrededor, como un carrusel girando alocado frente a mí. Enfoco la mirada al suelo a tiempo de ver a Jenny medio sepultada por los enormes sacos, contorsionándose ferozmente y dirigiéndome una letal mirada de odio visceral.

—¡No escaparás, perra!—sisea retorciéndose furiosa.

Me encojo de hombros ante los disparos que silban cercanos sobre mí.

Cuando vuelvo a centrar mi mirada en ella, descubro horrorizada que ha conseguido liberar su brazo derecho y que me apunta directamente.

Me tiro al suelo. Un silbido corta el aire justo encima de mi cabeza. Un atronador pitido late en mis oídos ensordeciéndome. Jadeo presa del terror y me arrastro reptando hasta una fila de fardos amontonados. Las detonaciones se suceden, aprieto los dientes y entrecierro los ojos, presenciando como las liberadas especias flotan ante mí, creando una picante neblina anaranjada que me hace estornudar. Aquel particular y colorido velo encubre mi presencia, así que sigo reptando hasta el fondo a tiempo de ver a Liam disparando atrincherado en una esquina del fondo. En el suelo frente a mí, el inerte y sangrante cuerpo de uno de los sicarios sin vida obstaculiza mi avance.

Liam me dirige una mirada angustiada y me hace el gesto de que intente escapar.

En ese momento otro disparo corta el aire y se empotra en la pared, justo encima de mí. No tengo ni idea de cuántas balas tiene normalmente un cartucho, pero sospecho que a Jenny no deben de quedarle muchas ya. Está disparando a ciegas.

Liam dispara en esa dirección, y el otro sicario aprovecha la ocasión para abalanzarse sobre él.

Escucho un ruido sordo, impactos y gruñidos. Los hombres ruedan enzarzados en una brutal pelea. Intentó apuntar a la maraña de cuerpos entrelazados, mascullo una maldición cuando comprendo que es demasiado arriesgado disparar. Jenny no parece pensar lo mismo porque dispara sobre ellos.

Liam exhala un lamento ahogado, abre los ojos con asombro y aprieta los dientes en una mueca dolorosa. Una mancha de sangre comienza a empapar el algodón de su camiseta gris, extendiéndose por su costado.

Una furia insana brota de mí como una lengua de fuego evaporando el miedo que me atiere.

Me pongo de rodillas, entrecierro los ojos, y disparo a bocajarro contra la espalda del hombre que sigue golpeando a Liam. Me giro hacia el lugar donde vislumbro la sombra de un cuerpo entre los fardos y como si el tiempo se hubiera detenido afianzo ambas manos en el pequeño revolver, tenso los brazos y con un aplomo desconocido descargo las únicas dos balas que me quedan. Escucho un grito estrangulado de mujer.

—¡Eva!

Liam se desembaraza del cuerpo que ha caído sobre él y se abalanza sobre mí. Me estrecha entre sus brazos, refugiándome en su pecho.

—¡Dios! ¿Estás bien?

La pegajosa y tibia humedad que empapa mi mano, contrae mi estómago con un miedo opresivo.

—Mejor que tú. ¡Vamos, te sacaré de aquí!—apremio con preocupación.

Liam se inclina quejumbroso y se estira para atrapar de nuevo su pistola.

—No sabemos si tiene más secuaces fuera—alega intentando ponerse en pie.

Me cuelgo su brazo sobre mis hombros, rodeo su cintura y lo sostengo mientras avanzo despacio hacia la salida. Liam se detiene cuando divisa el cuerpo de su hermana medio atrapado por los fardos, inmóvil y flojo. Un charco de sangre rodea su cuerpo.

Su mirada se empaña, suspira con amargura y niega con la cabeza.

—Buscó su destino, lo que no impide que me duela el corazón, una parte de él ha muerto con ella.

Lo estrecho con fuerza y lo arrastro hasta la puerta. Un reguero de sangre sigue nuestros pasos. El miedo me oprime. Tengo que llevarlo a un hospital de inmediato.

Llegamos a la puerta y cuando poso mi mano en el pomo, un movimiento a nuestra espalda nos sobresalta. Antes de que sea consciente de lo que ocurre, Liam me empuja con violencia a un lado, se gira y alarga el brazo para apuntar con su pistola.

Una maltrecha Jenny aprieta el gatillo de su pistola, Liam hace lo mismo. El ruido metálico que provoca el  cuerpo de Liam impelido contra la puerta, detiene mi corazón. Grito de terror y me abalanzo sobre él.  Un nuevo impacto de bala ha penetrado en su cuerpo, hiriendo su hombro izquierdo.

—¡Nooooo…..!—gimo en un sollozo.

Cae sentado al suelo, con las piernas abiertas, y la penetrante mirada derrotada de sus sesgados ojos grises clavados en el cadáver de su hermana.

—¡Ahora sí acabó todo!—masculla inclinando la cabeza.

Su cuerpo se destensa, la palidez lo cubre, sus ojos vidriosos se desenfocan. No hay tiempo que perder.

De rodillas, trémula y llorosa, atrapo su cabeza entre mis manos.

—¡Escúchame bien, no vas a rendirte, no ahora! ¿Me oyes? ¡¡¡Voy a buscar ayuda, resiste maldita sea!!!

Sus párpados caen pesados, su rictus se desdibuja en lo que parece una extraña sonrisa.

—¿No te cansas?

Lo miró confusa. El pulso late alocado en mi sien, siento nauseas y un regusto bilioso en la garganta.

—De salvarme—aclara, enfocando trabajosamente su vista en mí.

—No, ahora no te salvo a ti—respondo con firmeza—Me salvo a mí misma.

Intento arrastrarlo con delicadez, y abro la puerta. Me prohibo pensar en nada que no sea buscar un maldito policía, el miedo corre a mi encuentro, y decido correr más que él.

Salgo a la calle y grito con fuerza, no hay mejor reclamo que la sangre y las lágrimas.

polvo

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en SALVAME DE TI...55 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “SÁLVAME DE TI……..SANGRE Y LÁGRIMAS…55

  1. Sunako Chan dijo:

    Otra semana más y desespero, pobre Liam es un no parar. Y pobre Eva. Espero que haya final feliz. Muchas Gracias!

  2. Rosa Bernal dijo:

    Nos dejas con el corazón en un puño, Lola.

  3. Mariandrys Rojas dijo:

    Liam 😥 que dolor. Pinche Jenny 😥

  4. Después de tanto dolor,de tanta maldad…sólo se vislumbra finalmente un final hermoso y amoroso… como lo merecen !!! Lolaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa qué sufrir !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s