SÁLVAME DE TI….. EPÍLOGO….IL PARADISO….57..

Una tersa brisa, perfumada de lavanda y jazmín, tibia y lánguida, recorre mi piel con el tierno mimo de una caricia materna.

Tumbada en la hamaca colgante de nuestro patio trasero, contemplo como la luna pinta un sendero de plata chispeante sobre el mar, un sendero que se estrecha hasta perderse en el horizonte. Cierro los ojos y aspiro hondo, inhalando la cautivadora fragancia que pende sobre el patio. Una sonrisa plácida curva mis labios.

El relajante rumor de las olas y el tarareo de Liam mientras prepara la cena, es cuánto escucho y cuánto anhelo oír.

El suave vaivén de la hamaca me insta irremisiblemente a entrar en una acogedora duermevela. A mi alrededor, se enredan las buganvillas y se mecen las rosas, arrulladas por el tenue susurro del viento.

Fue fácil ponerle nombre a nuestra nueva adquisición “Il Paradiso”, una villa al más fiel estilo mediterráneo, al final de Via Tragara, elevada sobre la pendiente del monte Solaro en la hermosa isla de Capri. Un trocito de paraíso en la tierra, nuestra recompensa al dolor y a la lucha.

—No, preciosa, no voy a permitir que te duermas, por mucho que adore mirarte hacerlo.

Abro los ojos y sonrío ante la visión de Liam apoyado en el dintel de la puerta. Lleva una camisa blanca, un chaleco negro, unos vaqueros desteñidos de cintura baja y una mirada enamorada que me desarma.

—¿Y cómo vas a impedírmelo?—susurro retadora.

Se acerca a mí, con expresión pendenciera, sonrisa ligeramente inclinada y paso felino.

—Se me ocurren muchas manera de impedírtelo, pero todas enfriarían la cena. Y mis pappardelle al vongole, merecen que disfrutemos de ellos, aunque me urja llegar al postre.

Se arrodilla ante mí y posa sus labios sobre los míos, acariciándolos en un beso suave.

—¿También has hecho postre?—murmuro hundiendo mis dedos en su cabello.

—Ya venía hecho, lo tengo enfrente.

Acerco su rostro y tomo sus labios paladeándolos con sensual indolencia. Me deleito en su sabor, me sumerjo en su influjo y gozo de cada roce. Liam deja escapar un hondo y ronco gemido que eriza mi piel. Todos mis sentidos despiertan a la consabida excitación que su sola presencia provoca en mí.

—Mmmm….nena—jadea—no pares…

—¿Y los pappardelle?—susurro contra sus labios.

Se separa apenas para apartar la falda de mis vestido de organza y hundir su mano entre mis muslos. Su tacto me estremece, siento ascender su mano arremolinando la blanca tela alrededor de su brazo y me envaro anhelante ante su encendida mirada hambrienta.

—Tendrán que esperar, me has obligado a empezar por el postre.

Dejo escapar una risita lujuriosa y entrecierro los ojos cuando siento sus dedos acercarse lentamente a su destino.

—Y ahora, pequeña provocadora, vas a tener que cantar para mí en sotto voce, o despertarás a nuestra dulce Ada.

Nuestra dulce Ada, es un bebe de apenas seis meses, réplica exacta de su padre, risueña e inquieta, pero con un sueño tan ligero que nos obligaba a andar de puntillas y hablar en susurros cómo si fuéramos ladrones.

—No sería la primera vez—rezongo melosa.

—Ni creo que sea la última.

Deposita un beso en la base de mi cuello y desciende por mi escote, al tiempo que su mano asciende de nuevo.

Estrangulo un gemido con el dorso de mi mano y me arqueo elevando las caderas.

—¡Dios, voy a sufrir..!

Liam alza el rostro y me regala una sonrisa lujuriosa. Sus afilados ojos de gato refulgen con promesas de un placer infinito.

—No, amor mío, vas a tocar el cielo, para luego bajar al paraíso, cenar, darte un baño en la piscina y dormir hasta que un ángel te despierte.

—No es mal plan.

Liam deja escapar una risa que sofoca de inmediato con su mano.

—Es lo menos que puedo hacer por alguien que me salva la vida a diario—murmura afectado.

Sus ojos adquieren una gravedad conocida, una intensidad tan abrumadora que casi puedo palpar el halo que desprende. El torrente de amor que emerge de él con la fuerza de un ciclón me envuelve con tal fuerza que siento como mi corazón se desborda con igual fuerza.

Sí, el destino nos zarandeó, la vida nos sacudió y la muerte nos persiguió, pero no cambiaría nada de lo llorado, de lo sufrido y de lo luchado, si esta era nuestra recompensa.

A veces, cuando la negrura más opresiva parece atraparnos, cuando la desesperanza nos ancla, cuando el dolor nos fustiga, es difícil creer que la oscuridad la rompe un débil rayo de luz, que la desesperanza la debilita una tímida sonrisa, y que el dolor lo borra un beso.

Liam atrapa mi boca, pero ya no hay dulzura en ella, no, sino una pasión tan arrolladora tan famélica, tan desesperada, que me encoge el estómago y acelera mi corazón.

Y como tantas otras veces, la noche se diluye, la luna desaparece, el mundo pierde consistencia y una sola cosa nos sostiene….nuestro paraíso.

FIN

capri THE VAMPIRE DIARIES liam y eva ian_somerhalder_and_katie_mcgrath__03_by_i7want7some7one-d67rsy0

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SÁLVAME DE TI….. EPÍLOGO….IL PARADISO….57..

  1. Sunako Chan dijo:

    Voy a extrañar mucho a Liam y a Eva, y sobre todo mis lunes de lectura. Muchísimas gracias, por compartir esta hsitoria! ❤

  2. María Martha Araneo dijo:

    Lindoooooo!!!! los voy a extrañar….y ahora???? El lunes que viene empezará otra historia???
    GRACIAS LOLA!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s