NO TE PIERDAS…

¿Cuando dejamos de ser nosotros mismos, para convertirnos en lo que los demás quieren que seamos para ellos?

Pues esa respuesta es fácil, en el momento en que evitamos decir una verdad por temor a que moleste, en el instante en que dejas de ser egoísta y por cariño te das y te das y te pierdes y te pierdes.

Intentamos complacer, creemos que es el pago a ser aceptados por la sociedad que nos rodea, a todos nos gusta gustar,  sin pararnos a pensar en la trampa mortal que eso supone. Pues aunque intentemos mantener una clara línea divisoria entre lo que de verdad deseamos y lo que de verdad desean de nosotros. Si buscamos agradar, esa línea queramos o no, comienza a difuminarse con cada acto de entrega a los demás. Pues si algo he aprendido es que cuánto más nos damos más nos perdemos a nosotros mismos. Hasta un punto en que ya no sabes ni quién eres, ni qué buscabas realmente para ser feliz, porque nos disipamos en deseos ajenos.

Y entonces, un buen día, despiertas sintiéndote vacío. Y descubres además, que todo lo que hiciste por complacer, no sólo no es valorado, sino que se ha convertido en argollas de obligación, pesadas y rasposas.

Pero os diréis … es que las cosas han de hacerse de corazón, no por agradar. Bien vayamos a ese supuesto…

Nos sentimos bien haciendo cosas por los demás porque nos nace, creemos que es generoso por nuestra parte, pero es un deseo egoísta puesto que ese acto nos reporta un bienestar: sentirnos bien con nosotros mismos. Eso quizá puede considerarse reciprocidad, pero no lo es. Pues por muchas cosas que hagamos de corazón, seguro que las hemos hecho para más de una persona que no lo merece, y aunque nos digamos, no importa, me nació, y con eso me quedo, nos engañamos. Porque ese poso de amargura que deja la ingratitud o la indiferencia, o la traición, comienza a crecer y dejamos de ser tan…altruistas, porque sufrimos. Con lo cual, volvemos al punto de partida, nos estamos perdiendo en dar, algo que nos genera al final frustración y acritud.

¿Entonces? ¿Hay que dejar de dar? No, pero sin perdernos de vista. Sin dar de lado nuestras prioridades, nuestras preferencias, sin perder nuestra individualidad y ese egoísmo necesario centrado principalmente en, primero, cuidarnos, querernos y respetarnos por encima de todo, le pese a quién le pese, nos necesite quién nos necesite. Pues de no ser así, el desgaste emocional, termina llevándonos a un abismo brumoso del que es muy difícil salir.

Y reflexionando sobre esto, llego a la conclusión de que por lógica, si no nos damos a nosotros mismos, no podemos dar a los demás. Dar es como una boca de lobo que traga sin piedad, llena de dientes que se te clavan hasta terminar engulléndote. Debemos ponernos un tope, debemos evitar la habitualidad para alejarnos de las cadenas del compromiso diario. Hemos de saber decir que no, si realmente no nos apetece hacer o conceder, o darnos, porque entraríamos en conflicto con nosotros mismos. Y eso nos empujaría a esa esclavitud que tan frustrados e infelices nos hace.

Y ser egoísta no es más que una mecanismo de pura supervivencia, puesto que si cedes a los deseos egoístas de terceros, dejas de ser tú, para ser un mero juguete, un esclavo complaciente, un ser al que perderán pronto el respeto y lo peor de todo, tú mismo te lo perderás.

No perdamos nunca esa maravillosa singularidad que tiene el ser humano, y para eso hemos de evitar que nos devoren las necesidades ajenas.

Y esto me lleva a otra cuestión… ¿te pierdes también cuando amas…?

Pero eso será en otro momento…

Lola P. Nieva

 

 

Anuncios

Acerca de nerolloil

ESCRITORA ROMÁNTICA
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s